Translate

miércoles, 9 de octubre de 2013

De los inicios de una vida, Juegos Infantiles...

Un recuerdo de Infancia
De la cuna que se mece eternamente,
De la Garganta del Sinsonte, lanzadera musical,
De la medianoche del noveno mes,
Sobre las arenas estériles y los campos en lontananza, donde el niño que acaba de dejar el lecho, vagaba solo, con la cabeza descubierta y descalzo.
Bajo el halo de la lluvia,
Sobre el juego místico de las sombras que se entrecruzan y retuercen como si estuvieran vivas,
De los terrenos de zarzas y zarzamora,
De los recuerdos del pájaro que me cantó,
De tus recuerdos triste hermano, de las espasmódicas subidas y bajadas que oí,
Bajo de aquella media luna amarillenta, salida tarde e hinchada, como con lágrimas,
De aquella nota de deseo y amor, allá en la neblina,
De las mil respuestas de mi corazón que nunca han de cesar,
De las miríadas de palabras por ello suscitadas,
De la palabra más fuerte y más deliciosa que ninguna,
De esas que saltan ahora, al visitar de nuevo la escena,
Como una bandada de pájaros, trinando, elevándose o pasando por encima de mi cabeza,
Traído aquí apresuradamente, antes de que todo se me olvide,
Ya hombre, pero, por estas lágrimas, niño de nuevo,
Que se arroja en la arena y se enfrenta a las olas,
Yo, cantor de penas y alegrías, unificador del aquí y del más allá,
Recogiendo todas las sugerencias para usarlas, pero saltando de prisa más allá,
Canto una reminiscencia.
Walt Whitman.

Teniendo a todos mis amigos y conocidos inmersos cada uno en la tarea de construir sus familias, (yo también), ocurren cada cierto tiempo nacimientos que nos permiten hacer un alto en nuestras vorágines particulares para celebrar ese nacimiento, para reflexionar y recordar aquellos momentos en que nosotros mismos hemos sido niños, disfrutando del aprendizaje y jugando todo el tiempo, juegos que nos preparaban sin saberlo para la vida.
Una amiga recientemente ha tenido una niña, graciosa como ella sola, y guapa de doler; había que seguir los rituales que exige el cariño mutuo y visitar a la feliz y recientemente ampliada familia para conocer a la nueva integrante y darle la bienvenida a este mundo nuestro, por ello quise darle la bienvenida con un objeto que fuera parte de su inicio en los juegos, en ese momento quieres tanto protegerla como darle herramientas para el aprendizaje, se disparan mecanismos que no sabías que tenías latentes en ti, (¿instinto paternal?), el caso es que pensando un poco cual sería ese objeto, di con el que creo que puede ser su compañero de juegos por un rato en su eterno jugar hasta que crezca un poco más…
Y me puse a trabajar…
Proceso de creación del juguete


Es muy sencillo (o por lo menos a mí se me hizo sencillo) diseñar ese primer juguete, a los peques de tan  temprana edad todo les supone una novedad, por lo que difícilmente te equivocarás este objeto quiso ser muy básico, pero que ofreciera visualmente un interés, acabado en cartón y papel blanco, a esa edad los niños todo lo prueban literalmente, este objeto será chupado, mordido, y apretujado por su dueña, no creo que le dure mucho, pero creo que su atención al objeto tampoco le durará así que es perfecto para lo que fue concebido, o eso es lo que yo creo… el tiempo me dirá si he acertado o fallado, de momento creo que es un buen juguete…


Resultado final
Si te apetece tener uno de estos juegos, no dudes en contactarme...

El Cartonista: Roberth Rojas Zambrano
rrojas0909@hotmail.com
rrojas0909@gmail.com
+34619433710
Sigueme por facebook: El Cartonista en https://www.facebook.com/mobiliarioecologico

5 comentarios:

  1. Fantástico, Roberth. Es precioso este juego. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bellísimo! ¡Pasa a ser mi favorito como lo fue en mi infancia…! pero así en cartón es tan único y estético! ¡me enamoré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lou, que bueno que te guste, no me he olvidado del asiento de Lino, lo tengo pendiente, en cuanto tenga algo te lo muestro... besitos.

      Eliminar
  3. No sabes cuanto me alegro, Roberth, de que al fín, tus esfuerzos esten empezando a dar verdaderos frutos. Recuerdo aquellas conversaciones en el jardin de Paracuellos, en la hora del cafe, donde no te atrevias a pensar que esto pudiera pasar. Bueno, pues esta pasando. Ahora solo tienes por delante un futuro explendoroso. Mi mas sincera enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar